Consejos para lograr comprar tu segunda residencia en pleno verano 

Finca rústica 1 habitación y vistas al mar en L’Ametlla de Mar

Consejos para lograr comprar tu segunda residencia en pleno verano 

Empieza el verano y aumentan las ganas de estar en la playa o en la montaña a medida que el termómetro sube. Y muchas veces es justo en este momento de necesidad de estar cerca del mar y/o de bosques que mucha gente se plantea la posibilidad de adquirir una segunda residencia. A veces, incluso, esa idea nace cuando ya has llegado a la localidad donde irás veranear. Sin embargo, para lograr comprar esa vivienda para los días de descanso en pleno verano es recomendable seguir algunos pasos para que no tengas problemas ni en encontrar algo que encaje con lo que buscas, ni con el valor que piden, ni tampoco con la formalización de la compra.

Si eres de estas personas a las que les está encantando el lugar donde estás pasando tus vacaciones, a punto de querer comprar algo en la zona, bien sea para tener una segunda residencia o bien como inversión, recomendamos que tengas en mente lo siguiente:

 

Pasos previos antes de empezar a buscar un inmueble en verano:

  1. Definir el presupuesto qué dispondrás

Parece algo obvio, pero hay que tener en cuenta de qué presupuesto se dispone, bien sea para comprar al contado, o bien para solicitar una hipoteca. Además, al valor de venta del inmueble hay que sumarle los gastos de la compra. Para que puedas tener una idea previa de presupuesto, de cuanto tienes que pagar de arras y gastos, y de cuanto te saldrá al mes la hipoteca, hay distintos simuladores en internet.

  1. Cubrir las arras y los costes de compra

Después de haber definido tu presupuesto, te recomendamos que antes de empezar a buscar, dispongas al menos del importe para pagar las arras – que suele ser de un 10% del precio del inmueble – y para los gastos e impuestos, que pueden variar entre un 12 y 14% de su valor. Además, debes contar con un perfil económico lo suficientemente bueno como para lograr una hipoteca. También es importante acordarse de que, según el inmueble que deseas comprar, hay que añadir el importe de dejarlo a punto de entrar a vivir, como mudanza, reformas, decoración, pintura, muebles, limpieza, entre otros.

  1. Investigar precios y zonas presencialmente y por Internet

Suponiendo que ya te encuentres en la zona donde quieres comprar un inmueble durante el verano, te recomendamos investigar la región por internet, para definir la zona que pueda encajar con la que buscas y averiguar los perfiles de vivienda ofertadas y su precio, además de servicios y tipo de comercio que dispone el entorno.

También te recomendamos visitar la zona elegida a diferentes horas y hablar con vecinos de la región y propietarios de comercio para preguntarles qué tal es vivir o tener un negocio allí.

Si lo que estás buscando es comprar un inmueble para invertir, otra pista para elegir la zona que encaja con tus ambiciones es mirar reseñas de alojamientos turísticos en los barrios pretendidos. Ellas te pueden dar importantes pistas del entorno y de las posibilidades de sacar rendimiento turístico.

  1. Definir exactamente lo que se quiere

A partir de los pasos anteriores, estaría bien empezar a visitar propiedades solo después de tener claro lo que quieres. Ello ayudará a optimizar tu tiempo y el de propietarios e inmobiliarias. Si has llegado hasta aquí sin saber del todo bien cuál es el perfil de vivienda que te puede encajar, te recomendamos buscar asesoramiento profesional para que te puedan orientar en cuanto a zona que combine con tus necesidades, según tu presupuesto o capacidad de crédito.

 

Siguientes etapas, tras los pasos previos.

  1. Hacer selección online y presencial de viviendas para visitar

Defina tu disponibilidad, elija las viviendas que encajan con lo que buscas, concierte las visitas y empiece a conocer los inmuebles seleccionados. Aquí empieza, de verdad, tu búsqueda.

  1. Pedir asesoramiento sobre la zona y precios durante las visitas

Durante las visitas, aprovecha para preguntar sobre la zona y para conocer más como trabajan las diferentes inmobiliarias que actúan en la región.

  1. Elegir tu asesor o asesora profesional

Sabemos que puedes comprar directamente con un propietario, pero volvemos a recomendarte elegir un asesor profesional para optimizar tu búsqueda y ahorrarte problemas, a lo largo de todo el proceso.

  1. Elegir la propiedad

Si has decidido que esta es la segunda residencia que tanto querías, para tus días de descanso o bien para invertir, ¡Enhorabuena!!! Para algunas personas es fácil, algunas tienen un flechazo o, como dirían en francés, un coup-de-coeur. Sea cual fuese tu caso, has superado una etapa crucial de esta misión.

  1. Revisar la documentación

Una vez tengas claro que has encontrado esta vivienda que encaja con lo que estás buscando, es hora de revisar su documentación, para comprobar si el inmueble no tiene cargas ni ningún otro tipo de restricciones que puedan impedir, dificultar o encarecer mucho la compra.

  1. Hacer una oferta

Estás llegando a la fase decisiva del proceso de compra de una vivienda y es hora de hacerle una propuesta económica al propietario, una vez hayas repasado su situación legal. El asesoramiento profesional te puede ayudar mucho en esta etapa de definir cuál sería el valor de una oferta razonable, si tu idea es hacer una oferta a la baja.

  1. Reservar o firmar las arras

Para garantizar que tendrás la preferencia en comprar la vivienda, algunos propietarios o inmobiliarias trabajan con reservas, pero lo más frecuente y serio es directamente firmar las arras y pagar una señal del 10% del valor del inmueble. En este documento se establece el plazo que tendrás para formalizar la compra y las condiciones de la operación.

  1. Comprobar disponibilidad de notaría

Hay algunas notarías que cierran en verano o restringen su horario de funcionamiento. Hay que tenerlo en cuenta a la hora de concertar los plazos para formalizar la compra de tu vivienda.

  1. Llegar a la firma con “los deberes hechos”

Llega, por fin, la fecha de concretar la adquisición de tu inmueble vacacional. Para que esta fecha te traiga buenos recuerdos, te recomendamos comparecer a la notaría habiendo repasado cada detalle relacionado a la vivienda, para que lo único que tengas que hacer delante del notario sea firmar la compraventa. Para garantizar que no tendrás sorpresas de última hora, o bien para ahorrarte horas de trámites y sus posibles dolores de cabeza, te recomendamos asesoramiento profesional. Habiendo “hecho bien los deberes”, no coges el riesgo de enterarte de alguna restricción en la misma notaría que pudiese impedir el buen cierre de la operación. Ésta es una de las etapas del proceso de compraventa de una vivienda en las que más echarás de menos contar con un asesor inmobiliario.

Si has llegado hasta aquí ¡Felicidades! Pero falta un último detalle.

  1. Efectuar el cambio de titular de los suministros

Lo has conseguido, tienes tu nueva vivienda en tu localidad de descanso favorita, pero si es una propiedad de segunda mano cuyos suministros ya estén dados de alta, es importante recordarse de hacer los cambios de titular del contrato de las facturas tan pronto cuanto sea posible, o bien gestionar el alta nueva. De esta manera, evitas la posibilidad de quedarte sin agua, luz o gas. Si has adquirido tu propiedad con una inmobiliaria, normalmente te ahorras esta etapa, ya que suelen gestionar estos trámites para ti.

 

Si no has conseguido encontrar tu vivienda durante las vacaciones:

Para encontrar tu vivienda en la localidad de verano que te encanta lo más importante es no tener prisa. Si tus visitas en verano han sido infructíferas, esperarse a septiembre, o incluso después, puede traer algunas ventajas, ahora que ya tienes claro que quieres esa segunda residencia.

En algunas ocasiones, sobre todo si la zona es muy turística, suele haber mayor oferta de inmuebles a partir de otoño, ya que muchos propietarios habrán aprovechado el verano para disfrutar de sus propiedades o bien para sacarles rendimiento con alquiler vacacional y ahora la ponen en venta.

Así que, si no has logrado encontrar el inmueble de tus sueños anteriormente, te recomendamos:

  1. Definir qué es exactamente lo que quieres

Sabemos que a veces, según el perfil de comprador, es necesario visitar algunos tipos de viviendas muy diferentes para poder descartar posibilidades. Sin embargo, pese a que ya lo hemos mencionado anteriormente e igual ya lo hayas hecho, volvemos a insistir: tener claro cómo es la vivienda que buscas te ahorrara tiempo. Además, tendrás más probabilidad de que el proceso de búsqueda sea más corto, placentero y feliz.

  1. Contactar con más entidades bancarias

Si no has contactado con ninguna entidad bancaria anteriormente y has guiado tu presupuesto por simuladores de hipotecas, te recomendamos hacer un contacto previo con distintas empresas para conocer sus condiciones. Generalmente, suele haber más competencia en el sector financiero una vez pasado el verano. El otoño es un período en que se acostumbra formalizar decisiones de compra idealizadas en verano y, consecuentemente, las solicitudes de crédito para llevarlas a cabo.

  1. Hacer nueva selección de viviendas a visitar

Si has comenzado tu búsqueda durante el verano y has llegado a otoño sin lograr encontrar nada que encajara con tus necesidades y con tu presupuesto, lo más probable es que te haya quedado pendiente alguna propiedad por visitar. Bien sea porque los propietarios viven fuera y no podían enseñar el inmueble, porque estuviera alquilado en verano o por otros motivos. Si tu búsqueda va en serio, seguramente habrás añadido nuevas viviendas a esta lista de pendientes porque seguirás recibiendo alertas de portales y/o de inmobiliarias para ampliar tu lista. Así que antes de definir fechas para viajar hasta el sitio donde quieres tu segunda residencia, te recomendamos hacer una selección de lo que realmente quieres visitar que encaje con lo que estás buscando.

  1. Concertar visitas antes de volver al sitio

Si irás visitar la localidad que has elegido específicamente para elegir la vivienda que quieres comprar, es mejor llegar al sitio con tu agenda planificada, para no coger el riesgo de que a tu llegada no puedas visitar las propiedades que te interesen. Hay muchos inmuebles cuyos propietarios viven fuera, o que estén a la venta en inmobiliarias que no tienen sus llaves, o bien que estén alquilados o, incluso, que la agenda del profesional que gestiona su venta ya no tenga huecos disponibles para enseñártelo.

Los siguientes pasos serían los mismos del apartado anterior a partir del punto 4 y, si todavía no has elegido una inmobiliaria para asesorarte a comprar una vivienda en la zona de L’Ametlla de Mar, L’Ampolla y El Perelló, te invitamos a conocernos y valorar que podemos ser de gran valía en ayudarte a encontrar tu propiedad en el menor tiempo y al mejor precio.

Contáctanos para saber todo lo que podemos hacer por ti y por favor, deja un comentario sobre este artículo. Consejos para lograr comprar tu segunda residencia en pleno verano. Tu opinión nos interesa.

 

Otro artículo e este blog que te puede interesar.: Mi casa en L’Ampolla Gracias a un profesional.

Comparte esta Entrada
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en email
Email
Comenta esta Entrada

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar