Pon a Punto tu Casa para el Mercado

Pon a Punto tu Casa para el Mercado

Un error que se comete muy a menudo es no reparar aspectos físicos de la vivienda, visibles o no, antes de ponerla a la venta.

El precio de mercado de una vivienda depende de muchos factores; no solo de su ubicación.

Muchos propietarios pueden aumentar el precio de su vivienda, por ejemplo, en 10.000 o 15.000 con sólo llevar a cabo unas reparaciones que le pueden costar de 3.000 a 5.000 €.

Por supuesto, puedes vender tu vivienda sin hacer ningún tipo de reparaciones y algunos de nuestros clientes así decidieron hacerlo y hay casos en los que es lo más correcto.

Ahora bien, si deseas conseguir el máximo por tu vivienda, debes realizar reparaciones y mejoras antes de ponerla a la venta. Muchos propietarios no saben cómo pueden incrementar el precio de sus viviendas; y esto es algo que también incumbe al asesor inmobiliario: decirte cómo puedes obtener el mejor precio en el mercado.

Puede que un piso en la cuarta planta de un edificio no tenga mucho margen de mejora y aumentar así su precio; sin embargo, una casa con jardín suele poder mejorarse mucho con una pequeña inversión antes de ponerla a la venta. (si tenemos el jardín cuidado, por ejemplo)

Seamos claros en esto. El error que cometen muchos propietarios no es “NO reparar” ciertos aspectos de la vivienda antes de ponerla a la venta; sino de solicitar un precio determinado sin tener en cuenta las reparaciones necesarias para hacer la vivienda más agradable para vivir.

En esta situación es donde el valor y el precio de tu vivienda juegan un papel determinante desde el punto de vista del comprador.

A veces pequeños detalles hacen que una casa parezca descuidada y tienen un impacto negativo en los posibles compradores.

Goteras, grietas, basura, suciedad, paredes manchadas o mal pintadas, puertas de armario rotas…, son algunas de las cosas que puedes mejorar para que tu casa luzca mejor ante los visitantes.

Todo esto tiene un impacto en el comprador.

Y luego tenemos los posibles problemas ocultos que muchos compradores, (cada vez más), quieren comprobar exigiendo una inspección o contratando ellos mismos una inspección. Sobre todo, si vas vender tu vivienda por más de 500.000 euros.

Si la vivienda tiene vicios ocultos o problemas estructurales, no se verán a simple vista pero un inspector alertará a los compradores.

No quiere decir que una casa con problemas no se venda, pero lo usual es que el comprador si está interesado te pida negociar, (que no regatear), las condiciones de la venta, incluyendo disminución de precio o que hagas reparaciones.

Ten en cuenta que, si has comenzado a remodelar tu vivienda y no quieres terminar con la remodelación, puede ser incluso peor.

Si has comenzado a remodelar, pero te quedaste a mitad de camino, habrá muchas personas que no deseen continuar con la obra, ni siquiera obteniendo una importante reducción en el precio.

En resumen, hay que analizar si se debe hacer esas mejoras o no, tener en cuenta que debemos analizar el caso en concreto ya que si hablamos que todo es absolutamente a reformar, no es lo mismo que pintemos el pasillo que está muy manchado pero la casa está reformada.

Otro artículo de este blog que te puede interesar: “Reforma de Viviendas en L’Ametlla de Mar. ¡Aquí Hay Dinero!”

 

Comparte esta Entrada
Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Comenta esta Entrada

Únete a la discusión

Comparar listados

Comparar